Diario de navegación – Día 4 – por @mariafotografa7 #EABE2022

Diario de navegación – Día 4 – por @mariafotografa7 #EABE2022

Fue allí, en aquella tarde del 20 de Febrero de 2014 en el #Moocafé, cuando escuché por primera vez hablar del EABE (Encuentro Andaluz de Blogs Educativos)

Yo estaba sentada junto a los compañeros/as que acababa de desvirtualizar, en el IES Punta del Verde (@iespdv) con Manuel J. Anguita (@mjanguita) y un nutrido grupo de maestros/as que realizábamos, desde el día 13 de enero de 2014, el primer MOOC que se realizaba en nuestro país: #eduPleMooc. En ese Moocafe contacté y conocí a muchos compañeros/as, con los que compartí trabajos, proyectos e hice amistades.

Ana (@pelisurta) me pregunto: ¿tú vas a ir este año al EABE?. Yo respondí: ¿qué es el EABE?. Entonces, yo no sabía ni siquiera que existía ese Encuentro y eso, que yo ya tenía mi blog Mavensol en el que estaba publicando mis propuestas educativas desde marzo de 2010.

Así pues, al EABE de 2014 que se celebró en Úbeda no fui. Pero, desde ese día en el Moocafé, empecé a investigar qué era y a seguir todas las informaciones relacionadas con él.

Estuve muy atenta y cuando se abrió el plazo para apuntarse al EABE 2015 que se celebró en Córdoba los días 17 y 18 de abril. Yo me inscribí en cuanto me enteré. Fui con mi amiga Luisa Quintero. Yo estaba muy ilusionada por ver en qué consistía, en aprender varios temas que me parecían interesantes: la impresora 3d, la presentación de Genially… y sobre todo, desvirtualizar a amigos/as y compañeros/as: Antonio Márquez (@AMarquezOrdonez), Jacinto Molero (@JacintoMolero) Nati (@NatiCheste) David Álvarez (@balhisay) Diego Ojeda (@interele) María José (@Descuaula) José María Ruíz (@jmruiz). José Luis Castillo @jlcastilloch Rosa Liarte (@rosaliarte) y otros compañeros/as, que para mí eran referentes en algunos campos. A mi vuelta, escribí una pequeña crónica titulada “Llegamos, sonreímos, abrazamos y fuimos felices”

En ese EABE lo primero que recuerdo es llegar al lugar de celebración, después de dar mil vueltas con el coche y encontrarme en la entrada con Antonio Sevilla, al que aún no conocía, pidiéndonos a Luisa y a mí que posáramos en el photocall. Luego, muchas alegrías, emociones, encuentros, la comida en una terraza y la ilusión de poner en marcha el Proyecto Tertulias con sabor a chocolate. También comencé a publicar los vídeos que realicé durante los talleres, que podéis encontrar en la lista de reproducción EABE.

¡¡¡MI primer EABE me había dejado ya, enganchada para siempre!!!

Qué puedo decir del EABE 2016. Jamás lo olvidaré, Formé parte de la organización desde el principio, porque se celebró en mi tierra, Huelva los días 22 y 23 de abril. Muchos meses de compartir vivencias, trabajo, alegrías, ilusiones con María Barceló, Antonio Sevilla, Federico Tejeira, Dolores, José Antonio y muchos compañeros/as más. Y en este EABE, realizamos la primera chococharlas en un EABE y desvirtualicé a parte del equipo de nuestro proyecto chococharlas: Adela, Berta, Luis… 

Sobre este EABE hice diferentes publicaciones: “Primeros pasos del EABE 16”,  “El EABE 16 ya está aquí ¿Te animas a venir al OpenValverde?,  “Vamos al EABE”, “Ya tengo preparada mi maleta para el EABE”, “Para mí no habrá otro EABE como éste”, “Muchos encuentros, reencuentros, desvirtualizaciones…”,

Al siguiente EABE 2017 celebrado en Almería, ya comencé a ir no tanto a aprender, sino al encuentro con mis amigos/as, a disfrutar de las tertulias, a presentar proyectos…En esta ocasión, montamos un stand con los proyectos: Escuelas Inclusivas y chococharlas. Celebramos la chococharla. “Sin inclusión no hay innovación”. “Eco de las chococharlas en el EABE 17”, “El stand de las escuelas inclusivas”.

Mi crónica de este EABE también la publiqué en la entrada “Crónica del EABE 2017”

En el EABE de 2018 que se celebró en Málaga, también realizamos chococharlas y disfrutamos de los nuevos compañeros/as que conocimos. Recojo unas pinceladas de ese encuentro en la entrada: “Debatir para construir escuela”.

El EABE de 2019 se celebró en Salobreña (Granada). Lo compartí con mis amigas y compañeras Puri y Magdalena y con Antonio, José Blas… que habían formado parte del proyecto @chococharlas. Conocí a María y desvirtualicé a Juan y Ana.

El EABE 2020 ya todos/as sabemos lo que ocurrió con él. La pandemia ha imposibilitado hacerlo también en el año 2021 y ahora, estoy impaciente e ilusionada con poder volver a encontrarnos en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) los días 22, 23 y 24 de abril de 2022.

Para este EABE me propusieron realizar un taller y hasta preparé un vídeo. Ahora estoy muy contenta de que por fin vayamos a poder disfrutarlo y de compartir estos bellos recuerdos eaberos.

¡¡¡NOS VEMOS EN EL EABE!!!

Diario de navegación – Día 3 – Del Polo Sur al #EABE22 por @miguel__rosa #eabe22

Diario de navegación – Día 3 – Del Polo Sur al #EABE22 por @miguel__rosa #eabe22

En septiembre de 2018 “conocí” a Ernst Henry Shackleton en el “Seminario líderes de Futuro” que promociona la Fundación Consentino en Almería.  Fui invitado para hablar de “liderazgo sostenible”, y su increíble historia me atrapó. Me enamoré del explorador, fue un flechazo didáctico de primer orden, ¿Cómo su biografía podía transmitir tanto? ¿Cómo un viaje, una expedición al Polo Sur podía ser el equivalente a un paradigma pedagógico

La tenacidad de Shackleton para alcanzar el corazón de la Antártida me “afectó” tanto que unos meses después, en mayo de  2019, en la ponencia inaugural de las XII Jornadas de ASADIPRE toda mi charla giraría sobre su vida y, sin más remedio, sobre la Educación, con el nombre de: Escenarios, retos y oportunidades.

Y os preguntaréis: ¿Qué tiene esto que ver con el EABE?  En infinidad de ocasiones se ha comentado que el EABE es camino, un escenario, un lugar, un espacio, tiempo, un reto, una oportunidad para conocer a otras y otros, un encuentro, una manera diferente de entender la educación, un sueño, una ilusión, diversión, emociones, un mundo por descubrir…  y paradójicamente todos estos ingredientes están en la increíble expedición de Shackleton al Polo Sur:

La aventura: Los eaber@s tienen que ser aventureros, no les queda otra, antes del viaje tienen que organizar fechas, buscar el itinerario y el dinero para el sustento, concertar con los compañeros y compañeras el viaje, donde dormir, buscar los planos de ponencias, situarse en los espacios y, sin GPS,  elaborar el complicado mapa de estar en todos sitios para no perderse nada.

El descubrimiento: Incluso para los marineros más avezados todo, o casi todo, es una incógnita, un mundo por descubrir, los escenarios son previsibles pero la creatividad y las novedades son desconocidas y de ahí la avidez por conocer, por conseguir llegar a la meta. ¿Tienes tu hoja de ruta?

La temeridad: La verdad que se necesita un “poquito” de valentía para  hacerse unos cuantos de kilómetros y  caer en manos de docentes y “docentas” que te guiarán por un camino que intuyes  y que deseas, y que desconoces, porque nadie ha “pisado” antes el EABE2020… He oído en algunos foros que estos eaber@s están un poco “locos” pero bueno… “bendita locura”.

La ilusión: Sin ilusión no te levantarías de la cama, o serías simplemente un triste. No tendrías las ganas por aprender, de conocer otras maneras de hacer y entender la Educación (con mayúsculas) En el EABE hay muchas palabras mayúsculas, y si no están en el diccionario nos las inventamos o hacemos uso de ellas, como “emotionware” ¿o no Fernando García Páez?

Los preparativos: La mochila no tiene que llenarse demasiado, más bien debe tener suficiente espacio para traerla llena de vuelta, seguro que algo te traes;  y las emociones y las pilas recargadas te aseguro que ocupan mucho, muchísimo, y a veces tienes que buscar un hueco en el corazón para hacerle sitio.

 ¡Ea!, y aunque no venga a cuento y por eso de las emociones, ¡Un enorme abrazo para todas y todos los amigos y amigas que he hecho desde 2011 en estos Eabes…!

La adversidad: Los hombres de Shackleton sufrieron mucho durante la expedición; de las calamidades es seguro que nos libramos, el clima de Sanlúcar en primavera es espectacular.  Los inconvenientes seguro que son menores y la tripulación llevará a buen puerto la flota.

Los valores: El “espíritu eabe” va unido a valores positivos, a la amistad, a las emociones, al desempeño de las tareas de manera colaborativa,  al deseo de compartir y difundir lo que hacemos y como lo hacemos, en la curiosidad, la creatividad. Sin compañerismo es difícil renovarse, cambiar.

Hay un proverbio chino que dice:

“Si caminas solo irás más rápido; si caminas acompañado irás más lejos.”

El liderazgo: En esta aventura los capitanes comparten el liderazgo, se reparten la tarea, la difunden, la exponen, la crean con la intervención de todas y todos. No hay ponentes, hay docentes y “docentas” que te harán partícipes de sus ideas, de sus sueños, de sus estrategias educativas. Todas y todos somos protagonistas, esa es la esencia eabe, ser uno más, una pieza imprescindible para llegar a puerto.

Aquí viene de lujo otro proverbio, esta vez de la tribu Ute:

 “No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez no quiera seguirte. Ven a mi lado para poder caminar juntos”.

-El reconocimiento: Y una vez acabado el viaje agradecer  por el éxito de la travesía  a capitanes, tripulación, grumetes y pasajeros de todo tipo, estoy convencido que será un recuerdo imborrable para ti.

Y recuerda:       “EL AGRADECIMIENTO ES EL RECONOCIMIENTO DEL CORAZÓN».

Diario de navegación – Día 2 – De los tacones a las chanclas por @mariabarcelo #EABE22

Diario de navegación – Día 2 – De los tacones a las chanclas por @mariabarcelo #EABE22

.- ¡Qué guapa vas niña, qué tacones más bonitos! ¿Vas allí arriba, verdad?

.- Gracias, si claro voy al centro cultural Blas Infante.

.- ¡No te dé nada bajar descalza, lo hacen muchas!

Así comencé mi primer EABE allá por el año 2011 en Casares, con una encuentro con una señora que nos indicó cómo se llegaba a la sede. Allí desvirtualicé a Anibal de la Torre, uno de mis padrinos de twitter junto a Juanma Diaz, además de encontrarme con el claustro virtual. Colaboré coordinando el Espacio 3: El currículum con TIC: materiales y recursos en red, libros digitales, redes sociales, seguridad,  (el enlace no funciona porque la wiki del evento desapareció). Lo pasé genial en los momentos formales y muchísimo mejor en el “pasilleo”. ¡Recuerdo aún el regalito que me llevó Antonio González (@onio72)!

Luego llegó el EABE12 donde tuve la oportunidad de colaborar en la organización junto con el “comando Almensilla”. Desvirtualicé allí a mi “maestro” Juan Martos y disfruté el evento junto con cinco compañeros del cole ¡una pasada! Además escribimos un libro contando la experiencia y recopilando los materiales producidos.

El EABE13 fue en Algeciras organizado por Fernando Trujillo y Miguel Ariza, nuevamente el buen ambiente, los reencuentros, los “achuchones” y las ganas de compartir y aprender fueron las protagonistas.

¡A los cerros de mi Úbeda nos fuimos con el EABE14, y Juanjo Melgarejo, José Luis Antiñolo y el gran equipo convirtieron mi ciudad natal en la capital de la educación!

En 2015 el EABE nos llevó a Córdoba y allí Manolito TIC y el equipazo nos pusieron las pilas ¡aún tengo agujetas de correr por esos pasillos para llegar a tiempo a los talleres! De Córdoba me quedo con las lágrimas que eché en el taller de Jacinto Molero, viendo a su alumnado y cómo TODOS cabían en la clase y daban su VALOR AÑADIDO a todas las tareas. Otro momentazo en Córdoba fue:

.- ¡Lo que yo he aprendido hoy aquí no se puede pagar con créditos de universidad! (frase de mi Guille, en su primer EABE, a Manolito TIC)

En Córdoba me liaron…..y cogí el testigo para traer el EABE16 a Huelva. 

Un año de trabajo con un equipazo con el que compartimos muchísimos momentos de aprendizaje para lograr un evento que salió ESPECTACULAR (no voy a ser modesta, jiji). Habría muchas cosas que destacar pero voy a aprovechar esta oportunidad para recordar a Manoli Avilés, Directora del CEP de Bollullos-Valverde y su apoyo incondicional, su entusiasmo y su apuesta por la FORMACIÓN REAL. ¡Besos al cielo, Manoli!

EABE2017 fue en Almería, un encuentro con marcado carácter femenino. Sofía Deza, Ana Gregorio y su equipo nos hicieron pasar unos días de aprendizaje entre iguales fantásticos.

¡En 2018 las circunstancias no favorecieron y no pude asistir al EABE en Málaga! Así que en 2019 no me perdí el EABE en Salobreña.

EABE19 fue  emoción pura y dura, … por los espacios, los encuentros, los descubrimientos, los aprendizajes y «desaprendizajes», los abrazos y las ausencias.

Del viernes me quedo con: ¿Y si me caigo? ¿Y si vuelas? de la «maestra de escuela» , @ReKetePatri81 que quedó inmortalizado en una foto.

Tuve  la oportunidad de compartir el trabajo Merezco un acceso, junto a mis amigos Miguel Rosa, Juanma Diaz y una alumna del cole. 

Sólo una objeción a EABE, debemos poner en la bolsa de recepción un ELIXIR DE UBICUIDAD para poder asistir a todo.

EABE es …¿qué es? Se me ocurren muchas cosas para decir que NO es EABE, pero no puedo, no sé dar una definición de lo que es, solo sé que ¡me gusta! ¡Me siento bien allí, me aporta, me crece, me enriquece….!

Y de los tacones de Casares a las chanclas para el barco de Sanlúcar….¡porque a EABE se puede ir cómo uno quiera, solo es necesario ánimo, ilusión y pasión por la educación! 

¡Al Lío! (La foto es con el Capitán del EABE, para que veáis que he tenido un gran guía para estos viajes y otros muchos #SeguimoJuanma).

Firmado: María Barceló.

Diario de navegación – Día 1 – #SoyEabero por @juanmadiaz #EABE22

Diario de navegación – Día 1 – #SoyEabero por @juanmadiaz #EABE22

#SoyEabero

Me da coraje el no haber podido utilizar este hashtag durante mucho tiempo por culpa de la dichosa pandemia, pero afortunadamente esto va a cambiar. Todo estaba preparado para celebrar el último fin de semana de marzo de ese 2020 el EABE20 en mi querida Sanlúcar de Barrameda, pero un par de semanas antes nos confinaron y todo se fue al garete. Este EABE20 vuelve ahora al mismo sitio transformado en EABE22 y estoy seguro que lo hace con más fuerza que nunca, porque me consta el cariño que le están poniendo desde el equipo de organización. 

Como me han pedido que deje mis impresiones sobre el EABE creo que lo más correcto es irse a los orígenes, que creo conocer bastante bien…

Corría el año 2003 cuando mi amigo Aníbal me mete en un lío llamado “foroisla”, que no era más que un grupo de profes andaluces interesados en el uso de la tecnología en el aula con fines educativos… y algunas cosas más. A partir de ahí creo que me “enredé” y recuerdo con mucho cariño todo lo que compartimos y las buenas amistades que hicimos. Y traspasando fronteras, pues una de las ventajas de las redes era esa, que el llamado “claustro virtual” estaba formado por docentes de toda España y de más allá de nuestras fronteras.

En el EBE08 (Evento Blog España 2008) celebrado en Sevilla me proponen organizar una mesa redonda sobre blogs educativos y ahí estuvimos dándolo todo varios docentes. A raíz de esto, el amigo Paco Fernández -emprendedor donde los haya- me dice: ¿Y esta idea del EBE por qué no la llevamos al mundo educativo? Dicho y hecho. Lo propone al CEP de Almería y en la primavera de 2009 se celebra el primer EABE (Encuentro Andaluz de Blogs Educativos). Todavía recuerdo ese viaje en el coche de Pepa con Lola y Rosa de acompañantes. Tres maestras y yo camino de Almería. Lo pasamos muy bien, aunque el formato de este primer EABE fue muy parecido a los congresos y cursos de formación a los que ya estábamos acostumbrados. Todo muy expositivo por parte de los ponentes y poca posibilidad de participación de los asistentes. Jamás se me olvidará la anécdota de “Tomás de Averroes”, porque Averroes -el portal educativo de la Consejería en aquellos momentos- era Tomás.

Poco a poco este formato inicial fue cambiando… y las redes ayudaron a ello. Después de Almería vendrían en años sucesivos Guadix (Granada), Casares (Málaga), Carmona (Sevilla), Algeciras (Cádiz), Úbeda (Jaén), Córdoba, Huelva… recorriendo todas las provincias andaluzas. Hasta aquí estuve en todos los EABEs, incluso participé en la organización de dos de ellos -Carmona (EABE12) y Huelva (EABE16)-, algo que jamás olvidaré por lo que supuso en mi vida profesional y, sobre todo, personal.

La calidad de las amistades conseguidas en los EABEs es dificilmente superable y, como digo, empezó siendo un encuentro de blogueros educativos andaluces, pero con el paso del tiempo fue traspasando temáticas y límites geográficos. Ya no solo se trataba de blogs, sino que se hablaba del uso de la tecnología en el aula, de otras metodologías, de atención a la diversidad, del papel del alumnado en su proceso de aprendizaje… en definitiva, de todos esos temas que preocupan y que hacen pensar que otra escuela es posible.

Y nos desvirtualizamos. Y nos abrazamos -sí, antes se podía; esperemos pronto poder volver a hacerlo- y hacíamos pasilleo -donde se aprendía mucho- y compartíamos cervecitas y tapitas… con andaluces de Bilbao, de Valencia, de Murcia o de Badajoz. Todo trascendía, todo se llevaba a las redes, éramos eaberos.

Siempre he dicho que el EABE se ha quedado como “una marca”, pues ya poco tiene que ver con los blogs y ha traspasado fronteras. De desvirtualizar a compañeros de profesión que nos seguíamos a través de las redes pasamos a convertirnos en amigos y, en algunos casos, en casi familia, pues son muchas las cosas que compartimos. Esas reuniones preparatorias en la casa de Almensilla de mis amigos Miguel y Pepa o en Islantilla en casa de los amigos Antonio y María… Esa preparación del himno del EABE12 en Sanlúcar de Barrameda en casa de los amigos Antonio y Zoraida con la participación de Juanjo, Mar y algunos más… Son cosas que jamás se me olvidarán y que me alegro de haber vivido. Hay muchas más, pero no quiero extenderme. 

A los eaberos podemos decir que nos va la marcha, porque asistir al evento nos supone estar un fin de semana fuera de casa y asumir los gastos de desplazamiento, alojamiento y manutención. Pero puede más la recarga de pilas que uno se trae que cualquier otra cosa. Merece la pena, sin duda.

Lamentablemente no he podido asistir presencialmente a las últimas ediciones celebradas de los EABEs debido a mi enfermedad, pero sí he estado virtualmente y, sobre todo, de corazón. Me emocionó muchísimo el que contactaran conmigo a través de videoconferencia en el acto de clausura del último EABE celebrado y poder recibir el cariño y el apoyo de todos los asistentes. Si todo va bien, que espero que sí, estaremos la próxima primavera en Sanlúcar y disfrutaremos del EABE22.

Y para terminar… ¿qué podemos considerar que es un eabero? Si fuera una definición de la RAE nos diría: “Asistente a un EABE”. Pero mi definición va mucho más allá: “Un eabero es un profesional de la docencia -o no- que cree que otra escuela es posible, que le gusta compartir experiencias con otros compañeros, que está siempre dispuesto a aprender y que está deseando que llegue la fecha del próximo EABE”.

Así que, aunque yo esté retirado de este mundo educativo que tanto me ha gustado siempre, podemos decir que yo he sido, soy y seguiré siendo eabero. Hasta la muerte.

Juanma Díaz

@juanmadiaz

#SomosImparables

#SeguimosJuanma

#yomecuro